(Imagen de cabecera: Espero tua (re)volta de Eliza Capai)

La 25ª edición de la Mostra de Cine Latinoamericano de Cataluña apuesta por ampliar a nuevos públicos y por este motivo la Sección Oficial de Documentales experimentará algunos cambios respecto ediciones anteriores. Las proyecciones de todos los títulos tendrán lugar en el Espacio Funatic y las Sesiones especiales de documentales se proyectarán en el auditorio del Centro de Culturas y Cooperación Transfronteriza (CCCT) del campus de Cappont.

Las obras que competirán en la Sección Oficial de Documentales son las siguientes:

-YESES (España) de Miguel Forneiro (2019). Mujeres con vidas torcidas. Mujeres encerradas entre paredes grises, en silencio, adormecidas. Mujeres que no ven crecer a sus hijos. Mujeres juzgadas y condenadas, que se mueven en una delgada línea, entre víctimas y agresoras. Hace treinta años, en Yeserías, antigua cárcel de mujeres, Elena Cánovas, funcionaria de prisiones y recién graduada en Interpretación y Dirección por la RESAD, se animó a romper los muros y a llevar el teatro a prisión, creando con las internas del penal el grupo “Teatro Yeses”.

-MIRÓ. LAS HUELLAS DEL OLVIDO (Argentina/Ecuador) de Franca G. González (2018). En el norte de La Pampa argentina existió un pueblo que hoy yace tapado por la soja. Su vida se cortó abruptamente en 1912, y muy poco sobrevivió de él en la memoria de los pobladores de la zona. Hace 4 años, los chicos de una escuela rural descubrieron que algo brillaba en la llanura. Eran miles de fragmentos desparramados y removidos por el arado. Miró excava en ese pasado oculto e inasible. 120 años después, algo pulsa por emerger bajo un horizonte de planicies infinitas. Allí donde la soja reina, lo que se libra es una batalla más en la constante puja del cine contra el olvido.

-MADAME CINÉMA (Venezuela) de Jonathan Reverón (2018). Madame Cinéma cuenta la historia de Margot Benacerraf, quien no solo es la piedra fundacional del cine venezolano sino una de las gerentes culturales más importantes de la contemporaneidad venezolana. La Cinemateca Nacional de Venezuela no hubiese existido sin la formación y experiencia que Benacerraf obtuvo en París bajo la mentoría de Henri Langlois, fundador de la Cinemateca Francesa. La protagonista ha sido artífice de muchos sueños y ha estimulado incansablemente a todos con su pasión por el séptimo arte.

-CHARCO, Canciones del Río de la Plata (Argentina) de Julián Chalde (2018). Charco propone un retrato de la música argentina y uruguaya, que incluye a más de 70 destacados artistas rioplatenses (Fito Páez, Jorge Drexler, Gustavo Santaolalla, Hugo Fattoruso y Pedro Aznar entre ellos). Fue rodado durante 5 años en las locaciones más diversas de Buenos Aires y Montevideo, retratando todos los paisajes musicales de la región, provenientes del Tango, el Rock, la Murga, el Candombe, la Cumbia y la Milonga.

-ESPERO TUA (RE)VOLTA (Brasil) de Eliza Capai (2019). Cuando la crisis económica y social de Brasil se profundizó en la última década, los estudiantes protestaron y ocuparon cientos de escuelas, exigiendo educación pública y poner fin a las medidas de austeridad. El documental trata sobre las protestas del mundo estudiantil en Brasil en 2013 hasta la elección del nuevo presidente, Jair Bolsonaro, en 2018.

-VIAJE A LOS PUEBLOS FUMIGADOS (Argentina) de Fernando Solanas (2018). El cine es un espejo de su tiempo, de la política de un país al que trata de desenmascarar ante el espectador. También es producto de los procesos políticos que lo regulan y utilizan como herramienta de difusión y persuasión colectiva. Esta fusión que estalló como modelo en los años sesenta y setenta generó innumerables películas y documentales militantes, como fue La hora de los Hornos (1968), de Fernando “Pino” Solanas. El nuevo trabajo de Solanas pone en agenda un tema sensible y preocupante: la contaminación ambiental por las fumigaciones con agrotóxicos sobre los alimentos que ingerimos.

-THE SMILING LOMBANA. (Colombia) de Daniela Abad (2018). Documental sobre el abuelo de la directora, el artista Tito Lombana. La realizadora hace un retrato de él en el que enfrenta las luces y sombras de su familia y al mismo tiempo de su país. Lo que al principio parece ser la historia del prometedor y joven artista Tito y su relación con una italiana inteligente y liberal, se empieza poco a poco a vestir de sombras. A través de los testimonios de su mujer, su familia y las personas que lo conocieron, el personaje revela sus pliegues.

-LOS 120, LA BRIGADA DEL CAFÉ. (Argentina) de María Laura Vasquez (2018). En 1985 ciento veinte jóvenes argentinos viajaron hasta Nicaragua, con el fin de realizar tareas de recolección de café para colaborar con la economía de ese país, muy perjudicado por la guerra impuesta por los EEUU. Inmediatamente en Argentina, la derecha conservadora, los medios hegemónicos y las fuerzas diplomáticas demonizaron esta iniciativa solidaria e hicieron todo lo posible para que esta acción fracasara. En cambio, este viaje se realizó y significó para este contingente una experiencia que les cambió la vida para siempre.