Planteada como un diálogo orgánico entre la contención y el estallido, entre unas emociones interiorizadas y una naturaleza indómita, O que arde cuenta la historia de Amador (Amador Arias), un hombre que regresa al hogar familiar tras cumplir condena por una acusación de piromanía. De vuelta en casa, el lacónico Amador convive con su madre, Benedicta (Benedicta Sanchez Vila), con quien mantiene un vínculo tan férreo como silente. En O que arde se habla de cómo el saber campesino tiene más que ver con la tradición que con el aprendizaje académico; se apunta que toda intrusión en lo rural acarrea un precio, incluso cuando es bienintencionada; o se defiende que el misterio de la naturaleza está ahí para ser gozado, no para ser entendido. Atrincherado en un escritura poética y sin caer en el didactismo, Laxe encuentra en el poderío gestual de sus actores (no profesionales) y en la fuerza indomable de las llamas (de unos incendios reales) una verdad trascendente, que ilustra la dimensión trágica de la destrucción de una forma de vida, pero también el vigor de proporciones heroicas de aquellos que se resisten a la extinción.

Programación completa del cine Maldà