No te preocupes, no llegará lejos a pie es un biopic dedicado al ilustrador John Callahan, sufrido luchador (tanto de pie como desde la silla de ruedas) contra los demonios del alcoholismo. El hombre tocó fondo cuando, en una de sus muchas noches locas, sufrió un accidente de coche que le dejaría discapacitado para el resto de su vida. Si el sentido común pedía drama, Van Sant se decanta por la comedia, y acierta. Empapándose del humor ácido de su protagonista (inspiración también para un Joaquin Phoenix en su salsa), hace del handicap un chiste para conectar con la audiencia, y también una motivación para propiciar la inspiración. Todo se salda en una digna y equilibrada feel good movie. Complaciente con el gran público, pero con la personalidad suficiente como para ponerle, en algún que otro momento, en una posición de ligera incomodidad, como le hubiera gustado al propio Callahan. Atrevida y siempre fiel a su apuesta cartoonish, No te preocupes, no llegará lejos a pie se muestra obediente en el cumplimiento de los pasos a seguir en pos de la rehabilitación. He aquí un manual de autoayuda que prioriza el buen rollo a la entrega de respuestas fáciles, una apuesta por el humor como terapia definitiva. Víctor Esquirol

Ver No te preocupes, no llegará lejos a pie en PRIME VIDEO