Que James Gray es un apasionado del clasicismo no es ninguna novedad para aquellos que hayan visto varios de sus films. En Z. La ciudad perdida ese amor por el cine de aventuras, de exploradores y ciudades misteriosas está explotado a gran escala, en la que es su película más cara, ambiciosa y complicada, la historia de un oficial del ejército británico que fue enviado al Amazonas a principios de siglo XX y se topó allí con algo mucho más sorprendente de lo que se esperaba. La película evita caer en el romance de lo “políticamente correcto” que afectó a muchas de similar temática en los ’80. Gray no busca hacer aquí su versión de Bailando con lobos; si se quiere elegir una película con algún elemento similar, se podría pensar en La costa de los mosquitos mezclada con un poco de Master and Commander: Al otro lado del mundo, de otro amante de la aventura cinematográfica clásica como es Peter Weir. A la postre, Gray narra esta historia con la calma y el tempo de un film de los años ’50 y la lógica dramática de las novelas de aventuras del siglo XIX de Rudyard Kipling. Diego Lerer

Ver Z. La ciudad perdida en Filmin