Este año se cumplen 50 años del estreno de 2001: Una odisea del espacio, una obra tan conocida y reconocida que poco se puede decir que no se haya repetido ya mil veces: se trata de uno de esos casos extraños en que una película de narrativa atípica y en ocasiones casi hasta experimental se convirtió en un éxito popular y en todo un referente de la cultura pop. El hecho de que los primeros 25 minutos y los últimos 23 no tengan diálogos, por ejemplo, no se convirtió en impedimento para que el film quedara como una de esas películas de género más representativas y aplaudidas de la historia del cine ya desde el mismo momento de su estreno. Kubrick, que ganaría su único Oscar gracias a esta cinta (y en la categoría de Mejores Efectos Especiales…) traza nada más y nada menos que la historia de la humanidad en una obra que tiene tanto de tratado cinematográfico como filosófico. Será la película protagonista de la clausura del Festival de Cine Fantástico de Sitges, proyectándose su versión restaurada con la presencia de la hija del director, Katharina, y los productores Jan Harlan, Douglas Trumbull y Kathryn McLagan. Endika Rey

Ver 2001: Una odisea del espacio en FILMSTRUCK