Vampir-Cuadecuc surgió de una idea de Joan Brossa, que grosso modo consistía en metamorfosear una previa transformación de una obra clásica. En 1970 Pere Portabella se introdujo en el rodaje de la película de Jesús Franco El Conde Drácula: otra adaptación de la novela de Bram Stoker, interpretada por Christopher Lee, Klaus Kinski, Herbert Lom, Maria Rohm, Soledad Miranda y el propio director. El autor de Pont de Varsòvia filmó a dichos actores bajo las órdenes de Jesús Franco con una pequeña particularidad; pues, Cuadecuc, vampir es el resultado de alterar esas imágenes registradas, convirtiéndolas en una fantasmagoría similar al mito original. Asimismo, Portabella elimina los diálogos para que su ensayo devenga un film mudo, substituye el color por un blanco y negro, y transforma la banda sonora de la película comercial en sonidos cacofónicos a cargo Carlos Santos.