La última película de Stanley Kubrick es también una de las más fascinantes y complejas del director de 2001: Una odisea del espacio. Adaptando libremente Relato soñado, el majestuoso e inquietante relato de Arthur Schnitzler, Kubrick proyectó su visión cínica del mundo sobre la frágil existencia de un matrimonio de la burguesía neoyorquina (encarnados por los entonces casados Tom Cruise y Nicole Kidman). La posibilidad de la infidelidad despertará en el marido un vendaval de angustia y desconcierto que le llevará hasta un submundo de poder y lujuria. Cada giro de este film nocturno y atormentado abre la puerta a un nueva parcela en penumbra de la psicología humana. He aquí un tratado infinito de las fantasías, perversiones y, sobre todo, vulnerabilidad humana. Una película que nunca deja de crecer. Manu Yáñez

Programación completa de Cineteca